Spanish Arabic Catalan Chinese (Simplified) English French German Japanese Russian

Retinopatía por cloroquina e hidroxicloroquina

La hidroxicloroquina y, menos habitualmente, la cloroquina se utilizan como tratamiento de múltiples enfermedades reumatológicas y dermatológicas. La maculopatía es un efecto adverso poco frecuente pero irreversible si se detecta en fases avanzadas.Se consideran seguras dosis por debajo 6,5 mg/Kg/día para la hidroxicloroquina y por debajo de 4 mg/Kg/día para la cloroquina.

Actualmente la Academia Americana de Oftalmología recomienda un seguimiento oftalmológico periódico de estos pacientes aunque no está bien definida la estrategia de screening. En estos dos artículos se valoran los principales factores de riesgo para la aparición de la maculopatía y los métodos de detección.

En la mayoría de estudios se ha observado que el tiempo y la dosis acumulada son relativamente poco importantes siendo un indicador más preciso del riesgo de lesión la dosis diaria corregida según el peso. Para la hidroxicloroquina se considera segura un dosis por debajo 6,5 mg/Kg/día y para la cloroquina una dosis de 4 mg/Kg/día.

Diversos estudios histopatológicos evidencian que la lesión se produce inicialmente en las células ganglionares de la retina, posteriormente se afectan las células bipolares, las de Müller, los fotorreceptores y las células del epitelio pigmentario. En el fondo de ojo estas lesiones celulares en estadios suficientemente avanzados se traducen en la característica imagen de lesión en ojo de buey (figura).

La manifestación clínica precede a la lesión fundoscópica. Se considera que en estadios pre-fundoscópicos la mayoría de casos son reversibles, por lo tanto és útil aplicar una estrategia de screening que debe basarse en  pruebas funcionales.

En estos pacientes se recomienda realizar anualmente una revisión oftalmológica, en la que se tienen en cuenta la dosis diaria y el peso del paciente. Habitualmente se realiza un test de colores buscando una alteración en el eje azul-amarillo (el primer eje afectado). Un campo visual de los 10º centrales de la retina para detectar el característico escotoma paracentral y, además, puede realizarse un electroretinograma (ERG) patrón o un ERG multifocal dónde se observa una atenuación de la respuesta central. La angiografía y la retinografía son optativas.

Browning D.J. hydorxychloroquine and chloroquine retinopathy: screening for drug toxicity. Am J Opthalmol 2002;133:649-656. Neuvauer A. S, Stiefelmeyer S, Berninger T, Arden G. B, Rudolph G. the multifocal pattern electroretinogram in chloroquine retinopaty. Ophthalmic res 2004;36:106-113.

 

Log in

create an account